AYACUCHO 1072 - CABA:

11 4823.4848

Cinerario

Cinerario

El Cinerario es un lugar de oración y de consuelo, de encuentro con el Señor. Es el lugar en cual se depositan las cenizas de una persona fallecida cuyos restos fueron cremados.

Nos dice el Catecismo de la Iglesia en sus números 2300 y 2301: “Los cuerpos de los difuntos deben ser tratados desde la fe con respeto y caridad, y con la esperanza de la resurrección final. Darle sepultura a los muertos es una obra de misericordia corporal, que honra a los hijos de Dios, templos del Espíritu Santo…” “La Iglesia permite la incineración cuando con ella no se cuestiona la fe en la resurrección del cuerpo (cf CIC can. 1176 § 3).”

CINERARIO

Se realiza el primer sábado de cada mes.

Es un hecho que se va extendiendo entre nosotros la práctica de la cremación de nuestros seres queridos, por eso la Iglesia sale al encuentro de este requerimiento y pone este medio para que se le pueda dar un trato y un lugar digno a las cenizas de los fieles difuntos.

La implementación de los cinerarios retoma la tradición de unir el eterno descanso de los fieles difuntos con el templo y propone otorgar al lugar donde reposan los restos de quienes han sido consagrados por el bautismo la sacralidad que le corresponde, de acuerdo a nuestra fe en la vida eterna y a nuestra esperanza en la resurrección final.

Para ello se ha construido un cubo de hormigón armado que garantiza la conservación de las cenizas. En el cinerario se depositan, de forma común (sin ningún envoltorio) y definitiva (no se pueden recuperar), las cenizas de los fieles.

.